Historia

La historia conocida de Tarifa nos lleva hasta la Edad de Piedra antigua, hasta el Paleolítico, al que corresponden los primeros restos arqueológicos encontrados en las numerosas cuevas, más de 60, repartidas por la zona. Entre ellas cabe destacar la Cueva de las Palomas, con importantes pinturas de escenas de caza, y la Cueva del Moro, con pinturas de bisontes incluso anteriores a las de la Cueva de Altamira.

El nombre de Tarifa proviene del árabe Al Yazirat Tarif (Isla de Tarif) en conmemoración del desembarco en el año 710 del comandante Tarif Abu Zara en la actual Isla de las Palomas (hoy unida al continente). Hay otras versiones, pero mitológicas, como la de un tal rey Tago, que habría fundado la ciudad dos mil años antes de nuestra era y dio nombre a la ciudad.

A mediados del siglo I, y bajo el dominio romano, la actual población de Bolonia, entonces Baelo Claudia, adquirió gran importancia en la industria pesquera y de comercio con el norte de África, llegando a ser municipio romano. El dominio del imperio se extendió hasta el siglo IV, y Baelo Claudia fue abandonada a sus suerte. Casi se puede decir que fue desapareciendo, hasta que en tiempos recientes y gracias a la arqueología, empezó su redescubrimiento, que todavía no ha terminado totalmente.

En la Edad Media la ciudad de Tarifa estuvo alternativamente en poder de los musulmanes y de los cristianos, hasta que en 1340 se libró la Batalla del Salado en la que los musulmanes fueron definitivamente vencidos. La ciudad tenía entonces alrededor de 9.000 habitantes.

Cuando el Reino Unido tomó el control de Gibraltar de acuerdo con los Tratados de Utrecht en 1.717, Tarifa fue guarnicionada y fortificada por los Británicos. Las murallas de la ciudad habían sido construidas entre los siglos X y XII, pero la reconstrucción más importante se llevó a cabo en el siglo XVIII.

Las tropas de Napoleón fallaron en su intento de vencer en 1.812 la resistencia tenaz de Tarifa. La pequeña ciudad costera había sido ocupada por una guarnición británica a principios de 1.811. En Diciembre de ese año, se instalaron en Tarifa 4.000 soldados hispano-británicos, ya que la ciudad sólo tenía unos 3.000 habitantes en aquel momento, y defendieron la ciudad ante 12.500 soldados franceses. Las tropas hispano-británicas y pudieron detener las cargas de los franceses, que tuvieron que rendirse por falta de alimentos y de moral. Una inscripción que se puede leer en la Puerta de Jerez recuerda los hechos y la reparación de la muralla.

Hasta hace alrededor de treinta años, Tarifa era predominantemente un pueblo pesquero. Sin embargo, todo cambió cuando, en los años 80, los primeros windsurfistas descubrieron la ciudad y sus vientos, e introdujeron el turismo deportivo, que ahora es la principal fuente de actividad económica de la zona. El puerto ya ha dejado de ser sólo pesquero y hoy día un gran número de ferrys salen y llegan en sus constantes trayectos de 35 minutos a Tánger. Por otra parte, la población foránea, nacional y extranjera, sigue creciendo de año en año; muchas personas eligen libremente trasladar su vida a esta excepcional zona, atraídos por sus costas, sus vientos, sus paisajes, sus gentes, sus atardeceres…

Uso de cookies

On Live homes utiliza cookies propias y de terceros para que usted tenga la mejor experiencia como usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento y aceptación.